19 de julio de 2012

Errores frecuentes en la dislalia


El lenguaje de un niño dislálico, si se encuentra muy afectado al

extenderse la dificultad a muchos fonemas, puede llegar a hacerse

ininteligible, por las continuas desfiguraciones verbales que emplea,

como ocurre en las dislalias múltiples.

Los errores más frecuentes que encontramos en un niño


dislálico son:


Sustitución


Error de la articulación en que un sonido es reemplazado por

otro. El alumno se ve incapaz de pronunciar una articulación

concreta, y en su lugar, emite otra que le resulta más fácil y

asequible. Por ejemplo, dice “lata” en lugar de “rata”.

También puede darse este error de sustitución por la dificultad

en la percepción o discriminación auditiva. En estos casos, el niño

percibe el fonema, no de forma correcta, sino tal como el lo emite al

ser sustituido por otro. Por ejemplo, dice “jueba” en lugar de “juega”.


Distorsión


Hablamos de sonido distorsionado cuando se da de forma

incorrecta o deformada, pudiéndose aproximar más o menos a la

articulación correspondiente. Es decir, cuando no siendo sustitución,

no emite el sonido correctamente.

Las distorsiones suelen ser muy personales siendo muy difícil su

transcripción al lenguaje escrito. Generalmente son debidas a una

imperfecta posición de los órganos de articulación, o a la forma

improcedente de salida del aire fonador. Por ejemplo, dice “cardo” en

lugar de “carro”.

La distorsión junto con la sustitución son los errores más frecuentes.


Omisión


El niño omite el fonema que no sabe pronunciar. En unas

ocasiones la omisión afecta solo a la consonante, por ejemplo, dice

“apato” en lugar de “zapato”. Pero también se suele presentar la

omisión de la sílaba completa que contiene dicha consonante, por

ejemplo, dice “lida” en lugar de “salida”. En los sinfones o grupos

consonánticos en los que hay que articular dos consonantes seguidas,

como “bra”,”cla”, etc., es muy frecuente la omisión de la consonante

líquida cuando existe dificultad para la articulación.


Adición


Consiste en intercalar junto al sonido que no puede articular,

otro que no corresponde a la palabra. Por ejemplo, dice “balanco” en

lugar de “blanco”, “teres” en lugar de “tres”.


Inversión


Consiste en cambiar el orden de los sonidos. Por ejemplo, dice

“cocholate” en lugar de “chocolate”.

Más detalladamente,

Laura Bosch (1.982), describe los distintos


procesos de simplificación intervinientes en el habla infantil:


Procesos sustitutorios


- Frontalización: sustitución de una velar, /x/ o /g/, por una

consonante anterior.

/boro/ por /gorro/

- Posteriorización: sustitución de consonantes anteriores por

velares.

/caza/ por /taza/

- Pérdida de sonoridad. Generalmente afecta a los grupos de

consonante nasal+oclusiva sonora.

/bufanta/ por /bufanda/

- Fricatización de oclusivas. En general no queda alterado el lugar

de articulación.

/jorro/ por /gorro/

- Consonantización de semivocales: /i/ y /u/ en diptongos se

convierten en consonantes.

/pegne/ por /peine/

/artubus/ por /autobús/

- Oclusivización de fricativas: implica la pérdida de la

característica de fricación.

/plecha/ por /flecha/

- Pérdida de africación: la africada pierde la oclusión inicial y se

convierte en fricativa.

/saqueta/ por /chaqueta/

- Protusión de la lengua o ceceo (aunque puede afectar a otras

consonantes que no sean /s/.

/bolzo/ por /bolso/

- Sustitución de fricativas interdentales no estridentes, por

fricativas anteriores estridentes: /f/ y /s/ por /z/ y /d/.

/tafa/ por /taza/

/sielo/ por /cielo/

- Aspiración de /s/ ante una oclusiva. (Puede ser dialectal).

- Palatalización de fricativas.

/bolSo/ por /bolso/

- Sonorización de fricativas sordas. (debemos tener en cuenta

que en castellano no existe ninguna fricativa sonora con valor

fonemático).

/vwego/ por /fwego/

- Semiconsonantización de líquidas: cualquier consonante del

grupo de las líquidas puede ser sustituida por /j/ o /w/.

/wojo/ por /rojo/

- Ausencia de lateralización: /d/ o /r/ por por/l/.

/dapiz/ por /lápiz/

- Lateralización de líquidas vibrantes.

/tambol/ por /tambor/

- Ausencia de vibrante simple.

/cada/ por /cara/

- Ausencia de vibrante múltiple.

/goro/ o /godo/ por /gorro/

- Posteriorización de vibrantes: la vibración es uvular y es más

frecuente en sustitución de una vibrante múltiple.

/Rojo/ por /rrojo/

- Conversión en líquida de la linguodental sonora /d/.

/espara/ o /espala/ por /espada/


Procesos asimilatorios


- Asimilaciones velares.

/gojo/ por /rrojo/

- Asimilaciones alveolares.

/liblo/ por /libro/

- Asimilaciones labiales.

/bobo/ por /globo/ más proceso de simplificación del grupo

consonántico.

- Asimilaciones nasales.

/tambon/ por /tambor/

- Asimilaciones palatales.

/SeSa/ por /flecha/ más pérdida de africación.

- Asimilaciones interdentales.

/zeza/ por /flecha/ más protusión de la lengua.

- Asimilaciones dentales.

/cristal/ por /cristal/

- Desnasalización de una nasal cerca de una consonante no

nasal.

/poka/ por /mosca/ más simplificación del grupo consonántico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada