24 de enero de 2013

Superdotación intelectual

La superdotación intelectual es el conjunto de capacidades intelectuales que permite a ciertas personas desarrollar actividades cognitivas con una eficacia y velocidad muy superiores a las del resto de individuos de la sociedad.

El superdotado es una persona que muestra una inteligencia general por encima de la media y reúne una serie de factores como la alta motivación o la creatividad, que le permiten manejar con eficacia la información recibida del exterior, comprender y relacionar ideas, aprender etc., de forma que su producción puede distinguirse fácilmente de la de los individuos no superdotados.

La dificultad estriba en matizar los criterios de clasificación de superdotados. Existen dos grandes tendencias. La primera, y más antigua, da prioridad al cociente intelectual (C. I.), estableciendo el límite en 130. Si el número de cociente intelectual de alguien supera el valor 130, esta persona se considera superdotada. Las posturas más recientes, empero, optan por una concepción multifactorial, de forma que se tendrán en cuenta también factores como la motivación en tareas de producción intelectual y la creatividad.

En cualquier caso, sí conviene distinguir la superdotación del talento. Un error bastante habitual es confundir a la persona talentosa con la superdotada. A grandes rasgos, podemos señalar que la talentosa será la que destaque en una destreza o aspecto cognitivo concreto, sin necesidad de presentar obligatoriamente una inteligencia superior a la media. La persona superdotada, si bien puede además tener especial habilidad en una materia, destaca en todos los aspectos cognitivos generales.

Aproximadamente, un 2% de la población es superdotada. Para saber con seguridad si una persona forma parte de ese dos por ciento o no, conviene que sea analizada por un especialista. El diagnóstico del profesional de la psicología es la única vía válida para obtener conclusiones rigurosas. Dentro del diagnóstico, cada caso es un mundo, pues existen tipos distintos de superdotación y grados de la misma. La medición de las capacidades intelectuales se realiza mediante pruebas a tal efecto. La forma que adoptan esas pruebas es la de los famosos test de inteligencia, etc. Además, para diagnosticar una superdotación, será necesaria cierta información adicional, como entrevistas personales, etc.
|
Se suele hablar de rasgos de la personalidad en superdotados. Las siguientes “señas de identidad” recopiladas son resultado de la unanimidad en expertos y familiares, junto con mis propias vivencias :

- Las personas superdotadas aprenden a leer tempranamente y comprenden bien el lenguaje.

- Hablan con fluidez y manejan un léxico avanzado para su edad.

- Tienen, por lo general, una gran memoria.

- Leen rápido, mucho y con intensidad. Aprenden rápido.

- Poseen altos índices de motivación hacia el trabajo intelectual.

- Son altamente sensibles y cuentan con principios éticos sólidos.

- Se aburren con facilidad y pierden la atención rápidamente.

- Poseen gran capacidad de razonamiento.

- Tienden a ser individualistas.

- Son creativos y disfrutan dando soluciones a problemas.

- Trabajan con gran tesón, llegando al agotamiento.

- Presentan gran cantidad de energía. Son mentalmente muy activos.

- Suelen ser emocionalmente inestables y de fuerte personalidad.

- Coincide que son precoces y disfrutan de la compañía de adultos. No se sienten entendidos por personas de su edad (con especial intensidad durante la infancia y adolescencia).

- Y, por encima de todo, muestran una enorme sed de conocimiento desde los primeros años de vida. Ese afán por saber el máximo en cada momento no desaparece con la edad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada